Camboya acaba con los vientres de alquiler

Camboya acaba con los vientres de alquiler
7 noviembre, 2016 Redacción

Camboya ha anunciado la prohibición de la gestación subrogada, una práctica que hasta ahora se beneficiaba del vacío legal para atraer a potenciales padres de todo el mundo en busca de vientres de alquiler y se convertía en negocio.

Redacción- El último país en eliminar la práctica de la gestación subrogada ha sido Camboya. El ministro de Salud camboyano, Mam Bunheng, ha anunciado que la “subrogación, una forma de tener descendencia mediante tecnología de reproducción asistida, queda completamente prohibida”, si bien no existe aún una ley que obligue a renunciar a este tipo de técnicas ni se contemplan consecuencias para quienes puedan sortear la prohibición. Del mismo modo, se prohíbe la donación comercial de semen y se requiere a las clínicas y personal médico que ofrecen servicios de inseminación artificial que reciban una autorización del Ministerio.

Esta Ley que llevaba siendo estudiada un año, fue provocada tras varios escándalos relacionados con esta práctica, como el caso de un japonés que engendró a 16 niños en vientres de diferentes mujeres, y que pagaba a varias personas para que criaran a nueve de ellos en un apartamento de Bangkok, o el escándalo provocado por una pareja australiana que abandonó a su hijo, recién nacido de un vientre de alquiler, por tener síndrome de Down para llevarse a su hermana gemela sana. Hay alrededor de 50 proveedores de gestación subrogada en Camboya, incluyendo a quienes trasladaron sus oficinas desde Tailandia tras la prohibición de 2015. El coste de un ‘vientre de alquiler’ puede llegar a ascender a 27.000 euros por embarazo, de los cuales sólo 9.000 euros van destinados a la mujer que pone el vientre a disposición de padres desconocidos: una cifra muy por debajo de los 100.000 euros que puede llegar a costar el tratamiento en Estados Unidos.

La prohibición en  este país ha sido azuzada por los detractores de la maternidad subrogada. El ministro de Justicia, Ang Vong Vathana, también se había expresado hace dos semanas a favor de prohibir la práctica, tachándola de “comercio humano”, en la presentación de las nuevas directrices sobre adopción en Camboya. “Necesitamos una ley para impedir este tipo de embarazos porque percibo que no pretenden satisfacer las necesidades de un individuo, sino que son una forma de comercio. No deseamos ver este tipo de comercio en nuestro país”, dijo el ministro, según el cual unos “20.000 extranjeros han viajado a Camboya para pedir a mujeres camboyanas que asuman el embarazo por ellos”.

Emma Gorjón. 21 años. Jefa de redacción de +Vida. Estudiante de Periodismo en la Universidad de Salamanca. redaccion@masvida.eu

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro boletín y recibe gratis, en tu correo electrónico, nuestras últimas noticias:

Sí, quiero suscribirme ahora

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pulsando aquí.